Remedios de la abuela y soluciones naturales para las menstruaciones muy dolorosas

Las menstruaciones dolorosas pueden ser muy debilitantes en la vida diaria para muchas mujeres, independientemente del flujo. A veces la gente quiere probar primero las soluciones naturales antes de considerar los tratamientos farmacológicos. Períodos muy dolorosos: ¿cómo pueden ayudar las recetas de la abuela? ¿Qué remedio natural adoptar? En este artículo te damos algunos consejos eficaces!

Períodos muy dolorosos: ¿a qué mujeres afectan?

En primer lugar, es importante tener en cuenta que las menstruaciones dolorosas e incapacitantes no son normales. Es habitual experimentar ligeras molestias y dolores en los días previos y durante la menstruación, pero esto no tiene por qué ser una tortura. Las menstruaciones dolorosas se denominan dismenorrea. El dolor es un síntoma de un exceso de una hormona llamada prostaglandina. Esta hormona es la que desencadena las contracciones uterinas que expulsan la mucosa durante el periodo. El dolor menstrual es común en los primeros meses después del inicio de la pérdida de sangre, en la adolescencia. Esto se llama dismenorrea primaria.
Pero a veces, las causas pueden ser otras: endometriosis, infección genital crónica, trastornos ováricos, trastornos hormonales, o incluso pólipos del útero... En este caso, se trata de una dismenorrea secundaria, que aparece a causa de una enfermedad, en la edad adulta.

Nuestros 7 remedios de la abuela para las menstruaciones dolorosas

Dado que toda mujer puede enfrentarse a menstruaciones dolorosas a lo largo de su vida, es importante conocer estos consejos de abuela que pueden cambiar tu vida. Sí, existen remedios naturales para los períodos dolorosos.

Té de hierbas

Las infusiones como alternativa suave a los medicamentos funcionan muy bien para reducir el dolor del flujo menstrual. También puedes consumir una cucharadita en una taza de agua caliente justo antes de la regla, durante el síndrome premenstrual, para aliviar las molestias. Entre las tisanas e infusiones de hojas más eficaces y conocidas por nuestras abuelas, encontramos estas plantas con diferentes propiedades:

  • Infusión de salvia, conocida por sus propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas. Ayuda a reducir el dolor menstrual y también a regular los ciclos irregulares.
  • La infusión con hojas de frambuesa ayuda a aliviar los calambres y espasmos provocados por la contracción del útero durante el periodo. Se pueden tomar hasta 3 tazas al día antes y durante el periodo.
  • Té de milenrama. Esta planta contiene componentes antiespasmódicos, antiinflamatorios y relajantes.

¡Elige tus infusionesde fuentes orgánicas: es lo mejor para tu salud, evitas los disruptores endocrinos que pueden causar alteraciones hormonales que también pueden acentuar el dolor! También puedes añadir miel o jengibre para obtener una bebida reconfortante.

Aceites esenciales

El uso de aceites esenciales se denomina aromaterapia. Los aceites tienen diferentes virtudes y propiedades. Puede utilizarlos en un masaje (por ejemplo, del bajo vientre) o en un baño caliente. Se prefieren los aceites esenciales:

  • Estragón
  • Salvia de clarión
  • Albahaca

Practicar un deporte

Aunque se pueda creer lo contrario, el deporte tiene en realidad muchos beneficios contra los dolores de la regla. En efecto, el deporte activa la circulación sanguínea, lo que permite una mejor oxigenación de los músculos. Además, el deporte libera endorfinas, las famosas hormonas del bienestar que alivian el dolor.
No hace falta que te obligues a correr una maratón durante tu periodo: una sesión de yoga o pilates puede servir. Esto le ayudará a relajar los músculos y a conseguir la relajación concentrándose en su respiración.

Actividad sexual regular

De la misma manera que el deporte puede ayudar con las menstruaciones dolorosas, la actividad sexual, y en particular el orgasmo, es un remedio natural. De hecho, alivia los calambres e incluso las migrañas relacionadas con la menstruación. No hay ninguna contraindicación para mantener relaciones sexuales durante la menstruación, es perfectamente posible. Sin embargo, ten cuidado porque la presencia de sangre aumenta el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual, así que asegúrate de protegerte durante el periodo.

Bolsa de agua caliente o baño caliente

El calor también alivia el dolor pélvico. El calor dilatará los vasos sanguíneos, lo que aumentará el suministro de oxígeno y relajará los músculos del útero.
Puedes hacerlo tomando un baño caliente con aceites esenciales o utilizando bolsas de agua caliente, una técnica bien conocida por nuestras abuelas. Las bolsas de agua caliente naturales y secas, por ejemplo, son prácticas porque sólo hay que calentarlas durante 2 minutos en el microondas. Un ligero masaje en el bajo vientre también puede ayudar a aliviar las contracciones.

Una buena noche de sueño

Durante la menstruación, el sueño es aún más importante para el organismo. Ayuda a combatir la fatiga, que puede empeorar los síntomas menstruales. Una buena noche de sueño también ayuda a combatir los desequilibrios hormonales, que también pueden empeorar el dolor.

Una dieta sana y variada

Una forma natural de combatir los dolores menstruales es cuidar la alimentación. De hecho, debe evitar los alimentos inflamatorios que contengan azúcar refinado, carne roja, alimentos muy procesados, etc. En su lugar, opte por una dieta equilibrada y variada, rica en minerales. De hecho, algunos estudios demuestran que las personas que siguen una dieta rica en minerales tienen menos dolores menstruales. También puedes dar preferencia a alimentos como los frutos secos y evitar el alcohol, los refrescos, el café, etc. ¡Y beber mucha agua!

¿Y si las soluciones naturales no funcionan?

Si, a pesar de todos estos consejos y remedios, tu dolor persiste, ponte en contacto con tu médico, ginecólogo o matrona. Sólo un profesional de la salud podrá diagnosticar el origen de su dolor. Hay varias causas posibles, entre ellas la endometriosis. Recuerda que no es normal tener dolor durante el ciclo menstrual y que no debe afectar a tu vida diaria.

La anemia relacionada con la menstruación es bastante común. Provocará síntomas más o menos incapacitantes en su vida diaria. Si tiene un flujo menstrual excesivamente abundante o incluso hemorrágico, consulte a su médico. Esto puede ocultar una patología subyacente.

También te puede gustar :