Pérdida de olfato: ¿qué hacer? Causas y tratamientos

La descarga blanca es un fenómeno completamente natural. Es un muy buen indicador de la salud de su zona íntima. Esta leucorrea suele ser de color blanquecino o translúcido. Asimismo, no suelen tener ningún mal olor en particular, salvo un olor ligeramente ácido pero apenas perceptible. Por lo tanto, una sensación diferente, desagradable u olorosa en tus secreciones vaginales debería alertarte.


¿Es normal tener un flujo maloliente?

Aunque es normal que cada mujer tenga su propio olor corporal, ya que nuestros cuerpos no están desinfectados, es anormal que algunas mujeres experimenten un flujo maloliente.

¿Cuál es el olor habitual del flujo vaginal?

Algunas pueden detectar un olor almizclado, agridulce, pastoso, ácido en su flujo vaginal... ¿A qué huele normalmente la leucorrea?

Olor corporal natural

Nuestro cuerpo tiene su propio olor, su propia huella olfativa. La leucorrea, al igual que las demás secreciones, no es una excepción a la regla y puede variar ligeramente de una mujer a otra. La leucorrea también puede variar según la fase del ciclo menstrual, durante la ovulación con más producciones de líquido o con una sensación metálica que puede darse unos días antes de la regla, o con la propia actividad deportiva, mezclándose con los olores de la transpiración. Aunque le moleste su producción natural, la encuentre aceptable o no, es importante señalar que es completamente normal.
Por otro lado, un olor inusual y exagerado a pescado, a podrido o a pan (levadura) puede ser una señal de que una infección ha superado su firma corporal habitual.

¿Qué causa la pérdida de olor?

El flujo desagradable puede tener diversas causas.

Un problema de higiene íntima

Lahigiene suele ser la primera culpable de un flujo desagradable. En la sociedad moderna existe un fuerte tabú contra el olor corporal excesivo: ¡hay que oler bien en todo momento! Sin embargo, esto va en contra de los propios mecanismos del organismo: ¡el cuerpo necesita una flora vaginal equilibrada para funcionar!

Como recordatorio, la vagina es autolimpiable, por lo que no es necesario lavarla por dentro. Por el contrario, los lavados y duchas vaginales repetidos tienden a destruir la flora de la vagina. Le aconsejamos que utilice un jabón con PH neutro y sin perfume, o que se lave con agua limpia. A menudo tendemos a creer que lavando abundantemente nuestra zona íntima podemos evitar las infecciones. Sin embargo, lo cierto es lo contrario: ¡el exceso de limpieza desequilibra la zona genital!

Por otro lado, la falta de higiene y las duchas demasiado espaciadas pueden, por supuesto, favorecer la aparición de bacterias, sobre todo si se suda mucho o si las bragas están siempre muy húmedas. Una ducha corta y eficaz es mejor que un baño.

Olvidar poner la protección sanitaria en la vagina

El mal olor también puede deberse a un tampón olvidado o a otra protección interna o anticonceptivo, como el diafragma. Algunas mujeres, especialmente al final de su ciclo, pueden olvidar un tampón dentro de su vagina, especialmente si el hilo del tampón ya no es visible. Ten cuidado con el uso de tampones: es imprescindible no tenerlos puestos más de 6 horas, y cambiarlos en cuanto resulten incómodos o después de una actividad acuática. De hecho, el uso de tampones, y en particular si se mantienen demasiado tiempo, puede provocar el riesgo de síndrome de shock tóxico. Del mismo modo, antes de colocar un nuevo tampón, asegúrate de que el camino está despejado y que el anterior está bien retirado.
También es malo para la flora vaginal usar tampones "como prevención" fuera de la regla o para absorber unflujo blanco maloliente que crees que es demasiado. Los tampones absorberán todas las bacterias buenas y, por tanto, secarán las paredes de la vagina, que ya no podrán combatir las infecciones. Este método de protección sanitaria debe utilizarse con moderación.

Vaginosis bacteriana

Si notas que tu flujo vaginal huele desagradablemente a pescado podrido, puede tratarse de una vaginosis bacteriana (u otras ITS, vaginitis, etc.). Debido principalmente a un desequilibrio de la flora vaginal, causado por la bacteria Gardnerella vaginalis, es la infección vaginal más frecuente en las mujeres que menstrúan. La mitad de las vaginosis bacterianas son asintomáticas, pero el resto de las veces pueden ir acompañadas de otros síntomas como ardor, flujo anormal, blanquecino, amarillo o grisáceo...

Muchos factores externos

Otros factores también pueden ser responsables del mal olor de la leucorrea:

  • Las relaciones sexuales, porque el PH de la vagina es diferente al del semen, que es alcalino cuando la vagina es ácida. Con la coagulación del semen en el fondo de la vagina, puede producirse un olor, que sin embargo debería ser temporal
  • Alimentos que influyen en la firma de nuestro cuerpo: los espárragos, por ejemplo, que son conocidos por hacer que la orina huela mejor, tienen el mismo efecto en la producción vaginal, al igual que el ajo, la cebolla, los cítricos, etc.
  • Medicamentos o suplementos vitamínicos, que alteran nuestra química interna y nuestra producción de estrógenos y progesterona
  • Los lubricantes o preservativos, perfumados o no, pueden dar un ligero olor a goma o plástico temporalmente

¿Cómo tratar el flujo maloliente?

Si el flujo blanco parece maloliente o anormal, o si un líquido maloliente como el agua o el flujo amarillo mancha el fondo de las bragas, siempre es conveniente consultar a su médico o ginecólogo. Si su leucorrea es completamente normal, no hay necesidad real de tratamiento. Sin embargo, si tiene síntomas de infección u hongos, su profesional sanitario puede recetarle medicamentos.

Nuestros consejos para evitar las descargas malolientes

Para evitar las infecciones, responsables de la pérdida de olor, es importante llevar un estilo de vida equilibrado y cuidar el cuerpo.

Mima tu cuerpo y tu vagina

En primer lugar, hay que llegar a la raíz del problema y evitar un desequilibrio en la flora vaginal. Para ello, recomendamos los siguientes consejos, antes de recurrir a un tratamiento farmacológico:

  • Cuidatu higiene íntima, sin excederte en la limpieza o ducharte con demasiada frecuencia
  • Utilizar un jabón de PH neutro, sin perfume, sin ducha vaginal interna: simplemente limpiar la vulva, es decir, la zona genital externa de la mujer
  • Lavarse después de hacer deporte, sudar en exceso y mantener relaciones sexuales
  • Use ropa holgada de materiales naturales como el algodón para permitir una buena absorción de la humedad y la transpiración.
  • Llevar una dieta equilibrada, no demasiado grasa ni demasiado dulce, y beber regularmente
  • Cambia tu protección sanitaria regularmente durante tu periodo
  • No tener múltiples parejas sexuales sin protección: esto aumenta el riesgo de infecciones de transmisión sexual, como la vaginosis bacteriana

Si esto no funciona, una consulta con su ginecólogo o médico de cabecera puede ayudar.

Optar por la protección sanitaria externa

En general, la protección sanitaria interna altera el equilibrio de la vagina: la sangre del endometrio y el flujo blanco deben ser evacuados, eliminando con ellos los residuos y protegiendo la flora vaginal de las agresiones. Por ello, te recomendamos que utilices una protección sanitaria externa hasta la menopausia, que no altere el equilibrio natural de tu pared vaginal y tu cuello uterino.

Para evitar todas las molestias íntimas que puedas experimentar y que te provoquen un flujo blanco maloliente y abundante, te recomendamos especialmente que uses bragas menstruales.

Intenta elegir cuanto antes ropa interior de algodón orgánico y con certificado oeko-tex, para asegurarte de que es segura para tu cuerpo. Aprovéchese de ello, ¡los nuestros lo son! Muy suaves para tu vulva, te aportarán el confort que necesitas durante tus ciclos.

Preguntas frecuentes sobre el flujo maloliente

¿Por qué huelen las descargas?

Aunque es habitual que el flujo blanco tenga un ligero olor ácido natural, no es normal que la leucorrea tenga un olor desagradable. Una mala higiene genital o una infección bacteriana pueden ser responsables de una secreción espesa y maloliente.

¿Cómo puedo detener el flujo blanco maloliente?

Si tu flujo desagradable no está relacionado con la vaginosis bacteriana o con los hongos, no es necesario que tomes medicamentos y busques asesoramiento. Lo único que hay que hacer es seguir una rutina de higiene íntima saludable, llevar una dieta equilibrada, usar ropa transpirable y utilizar protección sanitaria externa, como las bragas menstruales.

También te puede gustar :