¿Qué es la matrescencia? ¿Cómo gestionarlo?

La matrescence qu'est-ce que c'est ? Comment gérer ?

¿Cuándo nos convertimos en madres?

El término "matrescencia" fue acuñado en los años 70 por la antropóloga estadounidense Dana Raphael.

La maduración se caracteriza por el "nacimiento de una madre", es decir, el momento en que la mujer siente que se convierte en madre. Es un momento delicado, que puede provocar varias emociones: tristeza, dudas, depresión por los cambios hormonales, pero también por el cambio psicológico que supone ser madre. Es un periodo de transición en el que se mezclan muchas emociones, que a veces llevan a dudar del nacimiento del hijo y del deseo de tenerlo. Puede ser un momento difícil. Sin embargo, nos gustaría recordarte que es perfectamente normal tener dudas y que eso no significa que no quieras a tu hijo.

También es importante añadir que, al contrario de lo que se puede leer o escuchar, el amor de un niño no es inmediato y puede tardar en manifestarse. No hay necesidad de sentirse culpable. La maternidad es una etapa en la vida de las madres jóvenes, cada una la vive de forma diferente.

Sin embargo, con demasiada frecuencia se dejan de lado o no se tienen en cuenta las emociones (a veces más negativas) que sienten las madres durante la matrescencia. Los tópicos y mandatos que existen en nuestra sociedad en torno a la madre ideal son numerosos, por lo que a veces esto puede dar lugar a una depresión posparto. Pero la maternidad no es algo que le resulte natural a todo el mundo. Sentirse en paz consigo misma como madre puede llevar tiempo. A veces, también, algunas personas nunca sentirán el deseo de ser madres o padres, y eso está bien. Tener hijos no es un paso obligatorio en la vida.

Esto es lo que nos dice la psiquiatra Anne Raynaud. Fundador y director de los Institutos de Paternidad en Francia (Burdeos y París). Ofrece programas de apoyo a la crianza, consultas para padres de niños pequeños y formación para profesionales, con el fin de responder a los problemas específicos de la paternidad y la construcción del vínculo de apego.

Cuando Ana se sintió como una madre

"El deseo de tener un hijo: tantas preguntas internas

Ser padre parece ser toda una aventura...

Ser padre es "simplemente" la historia de un encuentro. Un encuentro íntimo con uno mismo, a través de los ojos de mi hijo, ese ser al que doy vida y que me regala el descubrimiento de mí mismo.

Esta idea, tan alejada de tener un hijo, ha comenzado a intensificarse en mí desde hace algún tiempo. Es bastante extraño de describir, tan obvio y al mismo tiempo, un poco extraño. Las preguntas siguen llegando y luego se desvanecen. Pero, ¿qué preguntas podrían frenar este impulso que siento en lo más profundo de mi ser: querer un hijo?

A veces las condiciones parecen adecuadas. Mi pareja está ahí, muy presente en mi vida, por fin tengo la sensación de estabilidad profesional y es el momento justo. También es el momento en el que construimos nuestro acogedor nido, para esta nueva familia. Todo está sucediendo al mismo tiempo, a veces es un poco demasiado en mi cabeza, pero qué alegría ver a nuestra pareja convertirse en una familia y ver crecer nuestro amor, a través de este deseo de tener un hijo.

Y luego, para otros, es un poco una sorpresa, o bien, todos los criterios racionales no parecen estar presentes en mi existencia y, sin embargo, es ahora cuando me siento llamado a esta gran aventura.

Cambiar mi vida, dar a luz a un pequeño ser que haremos, que prolongará la intensidad de nuestro amor y transformará nuestras vidas, ¿es realmente razonable? Es cierto, a menudo siento dentro de mí, como una lucha entre el deseo irreprimible de dar vida y al mismo tiempo, todo lo que esto va a transformar. El cambio de hábitos, el hecho de no tener ya libertad para salir o hacer deporte cuando quiero, todas las limitaciones inherentes a la llegada de un pequeño bebé mientras duermo, por ejemplo, la reorganización material de nuestras vidas... Pero da igual, me siento preparada.

Así que es normal sentir este deseo teñido de dudas. Es que en el fondo siento que este compromiso cambiará mi vida. Por lo tanto, es esencial que sienta todas estas cuestiones dentro de mí. No es que no quiera este bebé con el que estoy soñando. Es que, a través de estas preguntas profundas, tomo la dimensión de esta gran aventura. A veces ya está dentro de mí, cuando me siento indecisa e insegura sobre la continuación del embarazo. Estoy enfadada conmigo misma por pensar que podría no querer a este niño. Pero estos pensamientos y dudas no se acumulan contra este bebé, que ya está dentro de mí, sino que reflejan el sentido de la responsabilidad que empieza a instalarse, ahora que este camino hacia la paternidad está teniendo lugar. Es, en contraste con la culpa, la aparición de un sentimiento esencial de implicación, con respecto a este niño que viene. Estas preguntas son esenciales y es fundamental plantearlas conscientemente desde el principio. Esta es la señal de que ya estoy empezando a prepararme para ser padre. Mi bebé no puede culparme por preguntarme si me siento preparada para acogerlo. Al contrario, es un bonito regalo.

Así que entiendo que querer un hijo es un poco complejo y ambivalente: entre un deseo irrefrenable y un miedo a no poder hacerlo. Pero aun así, qué experiencia y aprenderemos juntos..."

Si te sientes perdido y necesitas apoyo psicológico, no olvides que los profesionales de la salud están ahí para ayudarte.

Para todas las etapas de tu vida, desde el embarazo hasta el posparto, Elia te acompaña con una colección de bragas menstruales que son suaves con tu piel en los momentos más delicados.

Fuente : https://www.pratique.fr/actu/la-matrescence-que-veut-dire-ce-mot-1296614.html


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.