¿Qué es la vaginitis? Picor, ardor

Qu'est-ce que la vaginite ? démangeaisons, brûlures

¿Qué es la vaginitis?

La vaginitis es una inflamación de la vagina, que suele ir asociada a una irritación de la vulva, la llamada vulvovaginitis.

Puede ser una irritación de la vagina o una infección vaginal causada por un hongo, una bacteria, un virus o un parásito.

Se estima que casi todas las mujeres sufren de vaginitis al menos una vez en su vida, pero también puede darse en niñas.

¿Qué causa la vaginitis?

Aproximadamente 2 de cada 3 veces la vaginitis es infecciosa:

  • En el 50% de los casos se trata de una micosis vaginal, que está causada por un hongo, principalmente candida albicans. Por lo tanto, las micosis vaginales suelen ser de origen intestinal o se producen como consecuencia de los antibióticos, la estroprogesterona, el embarazo, la diabetes, la anemia, etc.

  • También puede ser causada por parásitos (tricomas, ...: a menudo se transmiten por el agua, los artículos de tocador y durante las relaciones sexuales)

  • Bacterias (especialmente Gardnerella, pero también clamidia, gonococo, etc.)

  • O virus (herpes genital, ...)

Cabe señalar que el herpes genital, la vaginitis por tricomonas, la clamidia, el micoplasma, el gonococo, etc., son infecciones de transmisión sexual (ITS) durante las relaciones sexuales.

Sin embargo, la vaginitis no siempre es de origen infeccioso, sino que puede deberse a la irritación de la mucosa vaginal tras el uso de ciertos productos no adecuados para la higiene íntima, el gel lubricante y la falta de lubricación durante las relaciones sexuales, el uso de ciertos métodos anticonceptivos o tras el uso repetido de productos antimicóticos. Los tampones también pueden causar molestias vaginales. Lo mismo ocurre si eres menopáusica, ya que la menopausia suele provocar sequedad vaginal debido a la disminución de las secreciones hormonales.

La vulvitis puede ser causada por el uso de ropa interior sintética o húmeda durante demasiado tiempo, pantalones ajustados que rozan de forma desagradable, compresas que tienden a resecar las mucosas y a irritarlas, a diferencia de las bragas menstruales de algodón orgánico. Una higiene excesiva o el uso de productos no adecuados para la vulva pueden provocar sensibilidad vulvar. Por último, si sufres de eczema, psoriasis o liquen, también puedes ser más propensa a la vaginitis, así como si estás en la menopausia, como se ha mencionado anteriormente.

¿Cuáles son los síntomas de la vaginitis?

La vaginitis suele manifestarse como :

  • Picor, sensación de ardor en la vulva y la vagina,

  • Flujo vaginal que tiene una textura/olor/color/cantidad inusual: a menudo blanquecino, espeso y viscoso si hay un hongo, fluido, copioso, maloliente y gris o amarillo si hay una bacteria. Finalmente, espumoso y verdoso si es un parásito. Sin embargo, esto no ocurre si la vaginitis no es infecciosa,

  • Dolor durante las relaciones sexuales,

  • Dolor al orinar o dificultad para orinar,

  • Labios exteriores hinchados, rojos y dolorosos, y a veces ampollas

¿Cómo se diagnostica la vaginitis?

Si notas uno o varios de estos síntomas, te recomendamos que acudas a un profesional de la salud, ya sea tu médico de cabecera, tu ginecólogo o tu matrona, sobre todo si tienes fiebre y dolor abdominal al mismo tiempo.

En efecto, la vaginitis puede convertirse en una infección que se extienda a otros órganos, como el útero o las trompas de Falopio, lo que constituye una urgencia ginecológica. La vaginitis bacteriana con clamidia y gonorrea, si no se trata adecuadamente, puede provocar peritonitis (una inflamación del peritoneo) e infertilidad.

Por lo tanto, el profesional sanitario examinará primero la vulva y también podrá observar la vagina con un espéculo, o tomar secreciones vaginales para identificar el germen causante de la infección.

¿Qué tratamientos existen para la vaginitis?

El tratamiento depende del tipo de vaginitis infecciosa de que se trate. En la mayoría de los casos, esto se hace con antimicóticos o antibacterianos locales aplicados externamente con una crema, o internamente con una o varias pomadas ginecológicas. También se pueden prescribir medicamentos orales según el caso: antifúngicos en caso de candidiasis recurrente, antiherpéticos en caso de herpes genital, antibióticos adaptados a los gérmenes responsables de la vaginitis.

En algunos casos (él o ella tiene síntomas), la pareja sexual también debe ser examinada y tratada, ya que algunas infecciones pueden transmitirse durante las relaciones sexuales.

Si se trata de una irritación, es aconsejable retirar cualquier tipo de producto que pueda contener alérgenos (gel/jabón de ducha, preservativos, productos antifúngicos, toallitas íntimas, etc.) y aplicar aceite vegetal como el de almendras dulces, jojoba, onagra o coco para hidratar y reducir las molestias locales.

¿Cómo prevenir la vaginitis?

Si sufres a menudo de vaginitis, te aconsejamos

  • Evitar el uso de ropa interior sintética, ya que aumenta la transpiración y la maceración, lo que favorece el desarrollo de gérmenes y promueve la micosis vaginal. Prefiero el algodón

  • No permanezca demasiado tiempo con el traje de baño mojado

  • Cámbiate de ropa después de hacer deporte

  • Evita una higiene íntima demasiado frecuente y el uso de productos inadecuados que contengan perfumes (sólo una limpieza vulvar al día): el pH de la vagina no es el mismo que el de la piel. El jabón debe aplicarse en las zonas donde hay o había pelo, ¡no más!

  • Al utilizar el inodoro, límpiese de adelante hacia atrás y no al revés

  • No te hagas duchas internas ya que la vagina se limpia sola

  • Secar bien la vulva después del lavado

  • Aplique aceite vegetal en la vulva para mayor comodidad si es necesario después de cada limpieza.
  • Evita el uso de tampones y compresas y prefiere las bragas menstruales de algodón orgánico, y si no tienes más remedio, cámbialas con la mayor frecuencia posible

  • Evita el uso sucesivo de antibióticos, ya que tienden a alterar la flora vaginal y contribuyen al desarrollo de hongos. Si debes utilizar estos tratamientos, recuerda tomar probióticos para reponer la flora vaginal.

  • Utiliza el preservativo en la medida de lo posible durante las relaciones sexuales para evitar la transmisión de las ITS. También puede someterse a pruebas de detección periódicas.

  • Si las infecciones son frecuentes, es preferible el tratamiento oral. No dudes en pedir un hisopo vaginal antes de iniciar un tratamiento. Esto se puede hacer como un auto-muestreo.


Para saber más sobre la vaginitis, pero también sobre el dolor perineal y vulvar, puedes visitar la web de la asociación Perinee Bien-Aimé, así como su cuenta de Instagram @perinee_bienaime.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.